Archive for noviembre 3rd, 2012

3 noviembre, 2012

Div. de Honor. El VRAC vence al Rugby Atlético de Madrid

De insistencia. De convicción. De “all in”. El VRAC Quesos Entrepinares ha derrotado este sábado al Rugby Atlético de Madrid en un partido trepidante que se le complicó en demasía en el segundo tiempo. Afloraron nervios pero estos se disiparon en el momento del todo o nada, con un hombre menos y a escasos minutos del final, para obtener otra remontada épica.

 

Y es que el VRAC Quesos Entrepinares, cuando faltaban poco menos de diez minutos, se quedó con uno menos por expulsión temporal de Santiago Ovejero justo antes de que Rohrer pusiera, por vez primera en todo el duelo, al Rugby Atlético de Madrid por delante (22-20).

 

El cuadro madrileño extrajp otro golpe de castigo que Rohrer estrelló en uno de los palos. El VRAC, entonces, respiró aliviado y decidió que se le iba la vida en pos de la remontada. Movió el oval con velocidad, inteligencia y precisión para que Borja Estrada lograse dos ensayos más que supusieron el triunfo con bonus cuando peor pintaba.

 

Desenlace de un encuentro que se inició en Valle las Cañas, campo de hierba artificial, con el VRAC Quesos Entrepinares mandando y moviendo el oval cerca de la veintidós local. Le faltaba profundidad, en parte gracias, a la sólida defensa madrileña, que se quedó con un hombre menos, y a algunos errores no forzados.

 

Griffiths, con un golpe de castigo, abrió la veda a los doce minutos de partido y, antes de que se cumpliesen los diez siguientes, Nacho Molina y Sergio Fernández “Mini” atravesaron la retaguardia madrileña para posar el oval y brindar al VRAC una renta esperanzadora.

 

Pero el Rugby Atlético de Madrid no se dejó llevar y tiró de orgullo para difuminar la superioridad quesera. Empezó a empujar con vigor y, de este modo, logró su primer ensayo, obrado por Canosa después de un saque rápido que despistó al VRAC. Rohrer no erró la marca y se estableció el 7-17 con el que se llegaría al descanso tras una fase en la que la presión la ejercía el bando local.

 

Ímpetu que dilató tras el tiempo de asueto. Obtuvo un ensayo a los cuatro minutos tras una patada bien recogida por Grenfel sobrepasada la línea. Así, el Rugby Atlético de Madrid limaba ostensiblemente la renta vallisoletana, pero Griffiths respondía con un golpe de castigo transformado a renglón seguido y antes de que Lisandro Arbizu abandonase el terreno de juego tras sufrir un duro golpe en la cabeza.

 

 

 

 

Entretanto, el VRAC no hallaba la continuidad y sufría en las fases estáticas, lo que le forzaba a tener que emplearse a fondo para contener el juego combinado del equipo madrileño. Fruto de ello llegó la expulsión temporal de Alex Gutiérrez Muller hacia el minuto veinte de la segunda parte.

 

Circunstancia que trabó aún más el ritmo del VRAC Quesos Entrepinares, que comprobaba atónito como un ensayo de Carlos Molina en el 63 ponía el 19-20 en el electrónico y toda la incertidumbre del mundo para el último tramo del partido.

 

Entonces, el VRAC se puso el mono de trabajo. Intentó ahondar en su juego y mover al adversario de lado a lado, pero, cuando se le escurría el oval y le tocaba defenderse de nuevo, sufría bastante. De este modo, sobre el minuto setenta de partido, Santiago Ovejero vio la amonestación temporal y el VRAC volvió a estar en inferioridad.

 

El desconcierto cundió un par de minutos, entre los que el Rugby Atlético de Madrid obtuvo otro golpe de castigo que, milagrosamente para los intereses del VRAC, fue repelido por uno de los palos.

 

Desde ese momento, los jugadores del VRAC atisbaron su oportunidad. Creyeron en el triunfo y lo buscaron en los minutos restantes con tesón, celeridad y gallardía. De este modo, Borja Estrada, con hechuras de ala, no sólo logró un ensayo de eslalom a falta de dos minutos del final, sino que se sirvió de una excelente asistencia de Urullo para poner, en el tiempo de descuento, el 22-32 definitivo con otra marca.

 

Un final agónico pero que deja un tremendo poso de satisfacción en el equipo, que, al igual que ante Ordizia, ha demostrado que su fortaleza mental es vasta y que nunca se da por vencido.

 

Ficha técnica:

 

22 – Rugby Atlético de Madrid: Onega, Amaya, Braim, Blanco, Przybyszewski, Ramírez, Romero, Brasca, Armental, Heredia, Molina, Copplet, Canosa, Grenfel y Rohrer. También jugaron Jaramillo y Llamas.

 

32 – VRAC Quesos Entrepinares: Santiago Ovejero, Steve Barnes, Federico Abente, Íñigo Ribot, Ignacio Molina, Diego Merino, Borja Estrada, Adam Newton, Manuel Sevillano, Lisandro Arbizu, Sergio Fernñandez, Gareth Griffiths, Pedro Martín, Alejandro y Nacho Gutiérrez Muller. También jugaron Francisco Blanco, Diego Gorosito y Alberto Pastor.

 

Parciales: 0-3, min. 12: Golpe de castigo transformado por Griffiths; 0-10, min. 16: Ensayo de Ignacio Molina, transforma Griffiths; 0-17, min. 22: Ensayo de Sergio Fernández, transforma Griffiths; 7-17, min. 37: Ensayo de Canosa, transforma Rohrer; 14-17, min. 44: Ensayo de Grenfel, transforma Rohrer; 14-20, min. 46: Golpe de castigo transformado por Griffiths; 19-20, min. 63: Ensayo de Carlos Molina; 22-20, min. 70: Golpe de castigo transformado por Rohrer: 22-25, min. 78: Ensayo de Borja Estrada; 22-32, min. 80: Ensayo de Borja Estrada, transforma Griffiths

 

Árbitro: Íñigo Atorrasagasti (comité vasco). Amonestó a Rohrer, del Rugby Atlético de Madrid, y a Alex Gutiérrez Muller y Santiago Ovejero, por parte del VRAC.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la División de Honor celebrado en Valle de Las Cañas (Pozuelo de Alarcón – Madrid).

Anuncios